Cali Se Ve saludable: Yoga para niños, así logran los pequeños el equilibrio emocional

Cali Se Ve saludable: Yoga para niños, así logran los pequeños el equilibrio emocional

¿Quién dijo que el yoga es solo para adultos? También los niños de 4 a 10 años disfrutan de las bondades que trae esta disciplina para la mente y el cuerpo en la Casa del Ser, un lugar al oeste de Cali que busca proporcionar bienestar a nivel físico, emocional, mental y energético a todos los caleños.

El yoga ayuda a los chicos porque les permite ejercitar su respiración, aprenden a relajarse frente a situaciones de estrés y a enfrentar los problemas de una manera diferenteFoto especial para El País.

“Esta es una actividad importante para los chicos porque les permite ejercitar su respiración, aprenden a relajarse frente a situaciones de estrés y a enfrentar los problemas de una manera diferente, sin estallar o tener rabias. También ganan flexibilidad y fuerza en su cuerpo, explica Marcela Villegas, instructora de yoga en la Casa del Ser.

Para practicar yoga, la concentración de los niños no es un problema como se podría llegar a pensar, pues de acuerdo con Marcela, “la clave es proponer metodologías en las que el juego siempre esté presente para que los chicos no se aburran o se distraigan con facilidad”.

Desde hace algunos años, esta mujer caleña dicta clases de yoga para adultos, sin embargo, tomó la decisión de viajar a México para formarse como instructora de ‘Rainbow Kids’, como se le llama en el extranjero a la disciplina que se enfoca en enseñarle yoga a los niños.

Fue así como aprendió a preparar las clases más divertidas y dinámicas para los pequeños: mientras suena una canción, parecida a una ronda infantil, los chicos realizan el saludo al sol, compuesto por un total de 12 posturas de yoga, simulando que imitan la figura de animales. Así puede iniciar una divertida sesión de yoga.

Luego llega el momento de realizar ejercicios de respiración. Esto significa que comienzan a inhalar y exhalar aire mientras hacen burbujas de jabón; entre mayor sea su número es porque los chicos toman más cantidad aire.

Ahora comienza el juego de los espejos: un niño hace una postura y quien esté a su lado debe copiarla. Todos los niños que están sentados en círculo imitan la pose que realizó el primer chico como si fuera un dominó.

Es de esta forma como la diversión se mezcla con el equilibrio físico y emocional en la ‘Casa del Ser’. Marcela concluye diciendo que más allá de ser una actividad lúdica y espiritual para los niños, el yoga también representa una filosofía de vida y eso también lo transmite durante las clases: “ los pequeños se vuelven personas más tolerantes, tratan a las personas con respeto, es como ir sembrando en ellos esa semilla de amor y consciencia por un mundo diferente”.