Cali Se Ve saludable: Salsa yoga, la nueva tendencia para lograr la armonía interior

Cali Se Ve saludable: Salsa yoga, la nueva tendencia para lograr la armonía interior

Además de hacer suspirar al planeta entero con los pasos enérgicos de sus bailarines y enseñar salsa, bachata, merengue y demás ritmos latinos a los caleños, Swing Latino, la academia de salsa más exitosa en la historia de Cali, acaba de lanzar una nueva propuesta que fusiona las coreografías rumberas con el mundo espiritual: la Salsa yoga, una alternativa para lograr la sanidad del cuerpo y la mente.

A los directores de Swing Latino les preocupa estar a la vanguardia en la oferta de clases de diversos ritmos. La escuela de baile, que ahora mismo tiene un equipo en la final del World of Dance, del que la mismísima Jennifer López es jurado, realizó un estudio de mercado para determinar qué tipo de talleres podrían incluirse en su oferta teniendo en cuenta los intereses del público.

“La gente nos decía: ‘yo quiero bailar, pero también me gustaría encontrar algo diferente’, es decir, estaban buscando una experiencia que fortaleciera de forma integral sus vidas”, dice Jairo Montaño, asesor comercial de Swing Latino.

Fue así como un interrogante quedó flotando en las cabezas de los creativos de la academia: ¿qué propuesta innovadora presentar si la gente se preocupa cada vez más por su salud y el deporte? La respuesta no era tan simple.

La clase tiene una duración de 90 minutos: 45 de yoga y 45 de salsa. Foto especial para El País.

Tenían claro que deseaban innovar a partir de la salsa por ser la clase más apetecida por el público, una actividad que trae grandes beneficios: “La gente que asiste a esta escuela de salsa le encanta bailar pero, además de eso, se sienten satisfechos porque a su vez están ejercitándose, están haciendo un trabajo cardiovascular importante porque están utilizando todos los músculos del cuerpo. Es una actividad en la que ejercitas tu mente porque requiere concentración para coordinar los movimientos, cada día aprendes a moverte mejor y, lo más importante de todo, es que te diviertes y te desestresas”, asegura Flower Andrés Correa, profesor de salsa.

Sabiendo que este género sería uno de los ingredientes, realizaron estudios que arrojaron que el yoga era una disciplina que estaba teniendo gran acogida en la ciudad, sobre todo a las mujeres les resultaba una práctica muy atractiva. Ante esto, a los directivos los asaltó la idea de conectarse con Mónica Aramburo, experta en yoga, y proponerle la fusión de estas disciplinas.

Ejercicios de estiramientos estimulan la flexibilidad de los participantes de Salsa yoga. Foto especial para El País.

“Cuando me hicieron la propuesta me pareció fantástico. El yoga es una actividad que te ayuda a respirar conscientemente, estimulas la flexibilidad, oxigenas la sangre y, gracias a que la clase la hacemos a una temperatura de 40ºC, las glándulas linfáticas se comprimen y drenas líquidos del cuerpo que contienen toxinas. Durante la clase realizamos 26 posturas y ejercicios que nos permiten quedar como nuevos: sales muy liviano, duermes más tranquilo y estás limpiando el cuerpo”, dice Mónica Aramburo, quien es propietaria del ‘Hatha Hot Yoga Center’ y es certificada en esta disciplina tras haberla estudiado por 15 años en diferentes ciudades de Estados Unidos.

La propuesta de fusionar la salsa y el yoga fue recibida con emoción por Mónica, por lo que el siguiente paso fue realizar una prueba piloto de este ‘experimento’. La primera sesión tuvo lugar en el ‘Hatha Hot Yoga Center’, donde hubo lleno total con la asistencia de 25 personas.

Tras ver la gran acogida que recibió esta nueva propuesta se establecieron otras fechas en el mes de agosto para que la gente participe de las sesiones de Salsa yoga, las cuales se llevarán a cabo en la sede de Swing Latino y en el Yoga Center para combinar el baile enérgico con instantes de relajación y fortalecimiento espiritual.