Cali Se Ve incluyente: La agencia de viajes caleña que hace soñar a niños de Potrero Grande

Cali Se Ve incluyente: La agencia de viajes caleña que hace soñar a niños de Potrero Grande

Luis Tunja, un niño moreno de 9 años, salió a entrenar fútbol como un día cualquiera, creyendo que nada sorprendente pasaría aquel 8 de marzo, fecha que aún lleva tatuada en su mente. Caminó las cinco cuadras que separan su casa de la cancha de fútbol ubicada en Potrero Grande, al oriente de Cali. En su maleta empacó uniforme, guayos y un tarro con agua. Entró a la cancha para disputar un partido de fútbol amistoso; luego, transcurridos 20 minutos, César Giraldo, propietario de ‘Viajes Che’, interrumpió el juego para anunciarle al pequeño que había sido el ganador de un paseo a San Cipriano, una oportunidad inalcanzable para alguien que vive en una de las zonas más deprimidas de la ciudad.

Más allá de vender paquetes turísticos a diferentes destinos del país, ‘Viajes Che’ es una agencia que le da la oportunidad a niños de Potrero Grande, que se destacan por sus calificaciones en el colegio y por estar vinculados a actividades deportivas o culturales, para que vayan de paseo a un atractivo lugar de Colombia.

Al igual que Luis, otros niños han empezado a esforzarse en sus actividades escolares y extracurriculares con el fin de salir de viaje. Foto especial para El País.

“Este premio no es para cualquier niño de escasos recursos, no es un premio a la pobreza, sino un reconocimiento a pelados que, pese a vivir en condiciones difíciles (con pandillas, drogadicción y demás tentaciones alrededor) prefieren construir una vida distinta y se esfuerzan por salir adelante. La idea no es premiar al mejor futbolista o al mejor violinista porque nosotros no evaluamos sus ‘dones’, escogemos a los que estén más comprometidos y sean más disciplinados”, comenta César.

Como la mayoría de los 32.000 habitantes de Potrero Grande, la familia de Luis fue desplazada por la violencia. Antes vivían en Barbacoas, Nariño, una zona caracterizada por sus majestuosos ríos y selva tupida, un paisaje que debieron dejar atrás y guardar en el ‘álbum de sus recuerdos’. Entonces, cuando Luis y su madre llegaron a San Cipriano varias escenas o ‘flashbacks’ asaltaron sus mentes al observar el río cristalino y bosque tropical de este destino turístico. Una mezcla de alegría y nostalgia al recordar su tierra natal.

Luis Tunja junto a su madre disfrutando del paseo a San Cipriano. Foto especial para El País. 

La historia de Luis tan solo es una de las muchas escenas conmovedoras desde que se puso en marcha esta iniciativa por parte de ‘Viajes Che’. Su modelo es simple: dentro del costo asumido por las personas que contratan los tours hay un pequeño aporte, una especie de padrinazgo que se deposita para premiar a los chicos menos favorecidos. César explica el destino de los fondos: “Con esos recursos llevamos a los chicos a viajar totalmente gratis a alguna de nuestras excursiones, acompañados por un acudiente. Se les paga hasta el taxi que los recoge en su casa, como si fuera un viajero normal”.

La agencia ‘Viajes Che’ no se limita solo a llevar a los pequeños a lugares majestuosos, sino que utiliza los paseos como un pretexto para educar a sus viajeros en torno a la conservación de los entornos visitados. Tienen la firme convicción de que el ser humano solo protege estos ecosistemas cuando aprende a valorarlos. Entonces, sus recorridos están diseñados con mecanismos pedagógicos mediante los cuales se explican aspectos como la importancia de los páramos en la producción del agua y las razones por las que en un bosque húmedo se genera tanta biodiversidad y su impacto en las sociedades asentadas en estos territorios.

Al igual que Luis, otros niños han empezado a esforzarse en sus actividades escolares y extracurriculares con el fin de obtener este premio, que más allá de ser un galardón a la pobreza, se convierte en un camino a la superación personal, un estímulo a la búsqueda de la excelencia que los puede llevar a conocer el desierto de la Tatacoa, Puracé, Boyacá, San Cipriano, el Valle del Cocora, entre otros destinos turísticos.

‘Viajes che’ planea llevar su proyecto al siguiente nivel: “A medida que tengamos más viajeros, vamos a premiar a muchos más niños, la idea es salir a otras zonas vulnerables de la ciudad, ir a Aguablanca y Siloé”, asegura César Giraldo.